Blog & Recipes

Cómo hacer tofu sedoso en casa

El tofu sedoso es un excelente ingrediente en una dieta basada en plantas. Se diferencia del tofu normal en que tiene una textura más suave y sedosa. El tofu sedoso se elabora con una técnica diferente a la del tofu normal, lo que da como resultado un producto muy diferente, a veces llamado tofu al estilo japonés. Es especialmente útil a la hora de elaborar recetas cremosas como aderezos para ensaladas, mayonesa vegana, cheesecake vegano, crema batida de tofu, etc. Yo lo uso para varias recetas, como la ensalada de fruta con quinoa. Sin embargo, en ocasiones es difícil de encontrar y obtener.


Mi tofu sedoso favorito es el elaborado por la compañía Morinaga Nutritional Foods llamado tofu sedoso Mori-Nu. Es fácil de usar y viene en un conveniente paquete aséptico que dura bastante tiempo antes de la fecha de vencimiento. Desafortunadamente, este tofu no siempre es fácil de encontrar y, especialmente en otros países, es más fácil hacerlo en casa.


El tofu sedoso es sorprendentemente simple de hacer, especialmente si sabes cómo hacer leche de soya casera. Siempre es mejor comenzar con buenos ingredientes, que en este caso significa soya orgánica de buena calidad. El otro ingrediente importante es el coagulante y para ello existen muchas opciones. El nigari (que es principalmente cloruro de magnesio) y el "gypsum" (sulfato de calcio o yeso para uso alimentario) son dos de los coagulantes más utilizados en la cocina asiática, pero se pueden usar otros elementos cotidianos como sales de Epsom (sulfato de magnesio), jugo de limón e incluso vinagre. Cada coagulante da como resultado una textura y un producto final ligeramente diferente. Para el tofu sedoso con una textura similar a la de la marca Mori-Nu, he descubierto que el "gypsum" (sulfato de calcio o polvo de yeso de grado alimenticio) da excelentes resultados.



Así que aquí está mi experiencia haciendo mi propio tofu sedoso, que me pareció divertido y definitivamente lo voy a hacer otra vez.


Ingredientes

1 taza de frijoles de soya orgánicos secos

Agua

Coagulante (como yeso o nigari, ver arriba)


Instrucciones

Remoja la soya durante la noche con abundante agua. Ten en cuenta que los frijoles de soya se triplicarán de tamaño después de remojarlos.


Al día siguiente, escurre la soya y agrégala a una licuadora. Agrega aproximadamente 5 tazas de agua y licúa muy bien. Es posible que debas hacer esto en dos porciones si tu licuadora no es lo suficientemente grande. Una licuadora de alta velocidad es ideal pero no necesaria. Una vez molida todo, usa una bolsa para hacer leche vegetal o un colador muy fino para colar la leche por completo. Asegúrate de que el residuo que queda esté seco. La leche debe quedar cremosa.


Transfiere la leche de soya a una olla y pon a hervir. Una vez que empiece a hervir baja el fuego y cocina a fuego lento durante 10 minutos, revolviendo con frecuencia para evitar que se forme mucha espuma y se derrame. Deja que la leche se enfríe hasta que esté tibia o fría antes del siguiente paso.


Para hacer el tofu, disuelve 1/4 de cucharadita de sulfato de calcio o nigari por cada taza de leche de soya en 2 cucharadas de agua o leche de soya y luego agréguelo a la leche de soya y revuelve muy bien. Vierte la leche en recipientes resistentes al calor, como frascos de vidrio para conservas, moldes o tazones resistentes al calor. Cocina al vapor a fuego medio durante unos 10 minutos para que el tofu sedoso se coagule y se ponga firme. Retira de la vaporera y deja reposar el tofu sedoso un poco más para que se asiente más. Se puede servir caliente o frío. Refrigera el tofu que no hayas consumido de inmediato y consúmelo en un par de días.






Si quieres saber cómo revertir la diabetes con la nutrición y el estilo de vida ya está disponible mi curso online. Para saber más acerca de este valioso y completo curso haz clic aquí.



Featured Posts